La OCDE marca agenda para la recuperación: digitalización, sostenibilidad e innovación aspectos determinantes para el futuro de las pymes

JOSU SÁNCHEZ, ZENÓN VÁZQUEZ, JUAN YERMO

Juan Yermo, Jefe de Gabinete del secretario general de la OCDE ha intervenido en el Foro Digital Elkargi para presentar las claves que recoge el informe semestral mundial de su organización, en la actual coyuntura Covid.

Digitalización, crecimiento sostenible-verde e innovación, son la llave del crecimiento futuro y marcarán la agenda de países, entidades y empresas.

Así lo ha confirmado Juan Yermo, Jefe de Gabinete del secretario general de la OCDE, durante su intervención en el Foro Digital Elkargi, al que se han inscrito cerca de 400 empresas y entidades. El número dos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, OCDE, entidad que aglutina a las 27 economías más desarrolladas del mundo, ha explicado los grandes desafíos a los que se enfrenta nuestra economía para afrontar la mayor desaceleración económica que se ha vivido desde la 2ª Guerra Mundial a consecuencia de la pandemia mundial de la Covid. La digitalización, provocar un crecimiento sostenible y verde, así como la innovación permanente, son la llave del devenir futuro de nuestra economía.

El presidente de ELKARGI, Josu Sanchez ha agradecido a la OCDE su colaboración en este Foro porque sirve para aportar al tejido empresarial, y de primera mano, una visión muy cualificada de la coyuntura actual. Al tiempo que, Zenón Vázquez, director general de la entidad, ha recordado que la OCDE prevé para la economía española la mayor recesión de los países que la engloban con una caída del PIB del 11,6% para este año y una leve recuperación del 5% para 2021. Y con la preocupación añadida de que una prolongación de la crisis “podría llevar a la insolvencia financiera a empresas que hoy son viables”, en palabras de Yermo.

Precisamente por eso, Juan Yermo ha profundizado en la realidad española para reconocer que “el gran problema que ocurre en todo el territorio es que la situación económica ya estaba frágil, veníamos con un legado de altas tasas de desempleo”. Las pymes representan más del 90% del empleo y en opinión de Yermo “lamentablemente también han sido las que más han notado los efectos que la pandemia ha provocado. Entre un 70 y 80% de las empresas sufrieron una gran reducción de ventas y aproximadamente el 30% de ellas se encuentran hoy en riesgo de insolvencia”. Un gran desafío al que, en palabras del jefe del Gabinete “todos desde la colaboración público-privada debemos hacer frente”.

La tecnología y la digitalización forman parte de la fuente de la mejora de productividad. Yermo observa que, entre todos los países que conforman la OCDE, “se ha abierto una brecha entre las empresas punteras y las empresas retrasadas en digitalización, y por consecuencia, en la productividad”. Un hecho paradójico, reconoce, “teniendo en cuenta el buen acceso a la banda ancha por parte de las empresas, ante el retraso de todo lo que tiene que ver con la asimilación de las tecnologías digitales”.

“Hay que asegurarse de ir hacia un modelo de crecimiento nuevo, y para poder lograr un crecimiento realmente sostenible a largo plazo, resulta imprescindible la tecnología, la educación y la innovación. Esa es la auténtica moneda de crecimiento del futuro”, ha afirmado.

Para Yermo, “el aumento de la deuda va a ir empeorando y esto va hacer que se reenfoquen los programas de insolvencia, de reestructuración y se dediquen más recursos y, sobre todo, más tiempo para ver realmente cómo salvar a aquellas empresas que tienen viabilidad a futuro, pero que se encuentran en una gran problemática debido al Covid”.

Según Juan Yermo, “será necesaria la creación de un nuevo modelo, más sostenible, digital, innovador y verde, para buscar la solución a la crisis en la que estamos sumergidos. No se trata de reconstruir y volver a lo que ya teníamos, se trata de construir algo nuevo. Construir nuevos esquemas industriales, de transporte, de teletrabajo y de sociedad que nos lleven a un crecimiento diferente, que podrá ser más o menos elevado que en el pasado, pero un crecimiento más sano e incluso más beneficioso”, ha concluido.