Josu Sánchezen gizarte-ekonomiari buruzko artikulua

JOSU SÁNCHEZ

Financiación y Economía Social

Josu Sánchez

Presidente de ELKARGI SGR

“Es posible conciliar progreso económico y desarrollo humano, desarrollo económico y cohesión social, cohesión urbana y cohesión humana, y sólo así conseguiremos una sociedad más justa, inclusiva y sostenible”. Estas palabras, pronunciadas por el Alcalde de Bilbao, Juan Mari Aburto, en la clausura de la 4ª edición del Global Social Economy Forum (GSEF) 2018, ponían el punto final al mayor encuentro mundial sobre Economía Social, celebrado del 1 al 3 de octubre en la capital vizcaína, y por primera vez en el continente europeo, y abrían al mismo tiempo un nuevo capítulo en la historia de este creciente movimiento internacional que, desde hace unos años, aúna a administraciones y agentes de la sociedad civil en su reconocimiento como factor clave en la creación de empleo de calidad, crecimiento justo, democracia y desarrollo sostenible.

Las palabras del regidor bilbaíno resumían también el espíritu que encierra la iniciativa GSEF, nacida en Seúl en 2014, que no es otro que aunar esfuerzos e iniciativas para la consecución de un mundo más inclusivo, igualitario y centrado en las personas. Un objetivo que desde ELKARGI compartimos plenamente, tal y como se desprende de la activa participación que nuestra entidad y sus profesionales han tenido en este Foro Mundial. Y no podía ser menos, porque -como herramienta que somos, creada por todas las empresas para apoyar el tejido empresarial de todos-, la Economía Social forma parte de nuestra esencia y ocupa un lugar destacado en nuestra trayectoria como sociedad de garantía reciproca (SGR), siempre preocupada por la financiación empresarial en cualquiera de sus variantes.

Al fin y al cabo, ELKARGI comparte valores con este segmento de la actividad empresarial. Y es que está creada por las empresas, que son sus socias, y no clientes, a las que da servicio y vela porque consigan las mejores condiciones de financiación. El fin de ELKARGI es que las empresas generen empleo y recursos, algo de lo que estas organizaciones saben mucho. Además, como SGR, ELKARGI mutualiza el riesgo y no tiene ánimo de lucro.

Tras su fusión con Oinarri, sociedad nacida en el seno de la Economía Social, ELKARGI es la única SGR del estado especializada en la financiación a este tipo de entidades, ya sean cooperativas, sociedades laborales, fundaciones, asociaciones... Y las cifras corroboran esta afirmación. El 10% de nuestros más de 15.300 socios actuales, es decir, más de 1.500, son empresas de ese ámbito, con un empleo que se aproxima a las 70.000 personas.

Y además tenemos a nuestras espaldas una larga y fructífera trayectoria de colaboración con las principales entidades que, desde hace años, vienen dinamizando este segmento de actividad económica en Euskadi. Me estoy refiriendo a organizaciones como Erkide-Federación de Cooperativas de Trabajo Asociado, Enseñanza, Consumo y Crédito de Euskadi, Federación de Cooperativas Agro-alimentarias de Euskadi, Federación de Cooperativas de Transporte de Euskadi, Konfekoop-Confederación de Cooperativas de Euskadi, Consejo Superior de Cooperativas de Euskadi, Corporación Mondragón, ASLE -Asociación de Sociedades Laborales de Euskadi que, junto a otras muchas, impulsan el desarrollo económico y social en sus respectivos ámbitos de actuación.

Si el proceso de financiación es ya de por sí complejo para cualquier empresa o sociedad mercantil, la dificultad se incrementa cuando ésta pertenece al sector mencionado. Al ser entidades con modelos empresariales, criterios y valores diferentes, en el que predomina la persona como centro, presentan unas características distintas. Pero a su vez, interactúan en el mercado con el resto de empresas, algo que a veces conlleva una falta de comprensión de su realidad y sus necesidades, y provoca falta de confianza en sus proyectos.

De ahí que las empresas y entidades de ese ámbito experimenten una especial necesidad de acompañar su proyecto empresarial con una financiación sólida, a largo plazo, profesional y con vocación de permanencia, de tal manera que se facilite la independencia del proyecto, al tiempo que se equilibran los recursos y las fuentes de financiación. Y para ello, es fundamental aprovechar las herramientas financieras puestas a su disposición desde entidades como ELKARGI. Porque disponemos de apoyos mutuos solidarios, generando un efecto multiplicador y la eficiencia de recursos.

Junto a las necesidades de financiación, las empresas y entidades de ese segmento se interesan cada vez más –tal y como lo hemos podido comprobar en los diversos foros en los que participamos- por aspectos como la innovación social, la gestión del talento, el liderazgo participativo o la visibilización del colectivo, aspectos más vinculados al ámbito de los intangibles que, a nuestro juicio, serán de importancia capital en el devenir futuro de las empresas y agentes que protagonizan este marco de actividad económica y empresarial.

También en ese terreno estas empresas y entidades necesitan apoyos y acompañamientos. Somos conscientes de ello y de ahí la existencia de la Dirección de Oinarri-Economía Social, especializada en proyectos de ese campo, atendida por profesionales que lo conocen en profundidad. Por tanto, saben de las preocupaciones y necesidades de sus protagonistas, hablan su mismo idioma y comparten la ilusión de un futuro mejor.

Y es que, en ELKARGI, nuestra máxima aspiración es ser útiles a nuestros propietarios: a las empresas, al autónomo, al emprendedor, al comerciante y al profesional. De ahí también nuestra apuesta por una modalidad empresarial que, como dijo el Alcalde de Bilbao en la clausura del Foro Mundial, ha de ser solidaria, pero también sostenible. Y la buena financiación tiene que ver mucho con la sostenibilidad.